Sembrando un País
Sembrando un País

®

®

Para Nosotros el Campo es Primero

Para Nosotros el Campo es Primero

Sembrando un País Logo

La Apicultura es una actividad que consiste en criar abejas de manera organizada, para ello se disponen varias colmenas en un lugar que reúna las condiciones adecuadas para que las abejas puedan habitar, reproducirse y desarrollarse, a este lugar se le llama Apiario y debe estar alejado de viviendas humanas así como de establos, galpones, potreros o cualquier otro lugar donde se críen animales domésticos, para así evitar el ataque de abejas que puedan sentirse amenazadas por la presencia de otras especies.

cuadros colocados en la cámara de cría
colmena de abejas en fase inicial
apicultor preparando ahumador
abejas protegiendo su colmena
apicultor a punto de realizar cosecha
piquera de una colmena de abejas

En este extenso Manual vamos a explicar los aspectos fundamentales para iniciarse en la cría de abejas, desde la construcción de las colmenas, los implementos de seguridad que son imprescindibles para ingresar al apiario, los lugares más adecuados para establecer el apiario y cómo se realiza la cosecha de la miel de las colmenas.

 

1. Las Colmenas: Las abejas pueden habitar en distintos tipos de espacios que ellas consideren adecuados y seguros para el establecimiento de sus colonias, el espacio que las abejas habitan se denomina colmena, y dentro de la misma las abejas (utilizando la cera que naturalmente producen) construirán los panales en los cuales depositarán las larvas, así como la miel con las cuales alimentarán a sus crías. Las colmenas se dividen en 2 secciones La Cámara de Cría y Las Alzas:

1.1 La Cámara de cría: Es el corazón de la colmena, aquí es donde habita la abeja reina, depositando sus huevos en los diferentes hexágonos que componen los panales, por su parte las abejas obreras depositarán la miel que produzcan en cada uno de estos hexágonos para asegurar la alimentación de las larvas una vez estas eclosionen.

 

Cuando las abejas han desarrollado al máximo la cámara de cría, significa que esa colmena está preparada para comenzar el almacenamiento de miel, y cuando el apicultor se percata de ello le coloca la primera alza a la colmena.

 

1.2 Las Alzas: Son los niveles que se colocan encima de la cámara de cría, aquí es donde se da la producción de miel que el apicultor o apicultora cosechará. Para las abejas las alzas constituyen el espacio donde almacenarán miel para alimentarse en el periodo de invierno (en el caso de las regiones de clima estacionario) y en el periodo de lluvias (en el caso de las regiones de clima tropical). 

 

En ambos casos las abejas obreras se verán imposibilitadas para salir a buscar polen, y para mantener a todas las integrantes de la colmena alimentadas requerirán de la reserva de miel que han constituido con tanto esfuerzo.

2. Construcción de las Colmenas: Es cierto que las abejas tienen la capacidad para construir su propia colmena, pero cuando nos dedicamos a criar abejas lo más conveniente es que las mismas habiten en estructuras que nos sean fáciles y prácticas de manipular, por ello la necesidad para el apicultor o apicultora de construir las estructuras que habitarán las abejas en su apiario.

 

Existen muchos modelos y formas para construir una colmena, en el caso de este Manual se basa en los métodos utilizados por el Apicultor Venezolano Camilo Lorca, quien nos atendió muy amablemente y nos brindó sus conocimientos cuando realizamos la grabación del Capítulo 1: Apicultura de nuestra 2da Temporada. 

Para realizar las paredes de las colmenas se construye un cajón que consta de 4 maderas tramadas, el cual debe tener una guía por 2 de sus lados en la cual se apoyará la parte superior de los cuadros que ofrecemos a las abejas para la construcción de sus panales.

 

Las medidas de los cajones que compondrán la cámara de cría y las alzas varían a criterio del apicultor o apicultora, sin embargo se recomienda fabricar colmenas con medidas que faciliten el traslado a pie de las mismas dentro del apiario, por lo cual es conveniente mantener el ancho y alto de las colmenas en medidas entre los 25 cm y 50 cm.

 

Tómese en cuenta que las medidas que demos a nuestra cámara de cría y alzas, deberán ser proporcionales a las medidas que demos a los cuadros que compondrán cada uno de estos espacios. 

 

También es importante que tanto la cámara de cría como el alza tengan el mismo ancho en cada una de sus caras para que no exista dificultad para acoplar el alza a la cámara de cría. Si se desea que las alzas tengan menor altura que la cámara de cría, entonces los cuadros que compondrán las alzas deberán tener menos altura que los cuadros de la cámara de cría.

 

La cara, o pared, frontal del cajón que conformará la cámara de cría debe tener unos centímetros menos de altura que el resto de las mismas, estamos hablando de un espacio de 5 cm aproximadamente. Esta pequeña apertura será la piquera de la colmena, que en pocas palabras es la puerta a través de la cual entrarán y saldrán las abejas. Igualmente la Cámara de Cría debe contar en 2 de sus lados con las correspondientes guías que servirán para colocar y sostener los cuadros.

Es común que los productores o productoras apícolas fabriquen sus propias colmenas, sin embargo se pueden adquirir a través de algún apicultor o apicultura que también las produzca con intenciones comerciales, lo cual suele ser por encargo. Igualmente las colmenas se pueden adquirir en algunas tiendas agrícolas, pero sus precios pueden llegar a ser muy altos.

 

Si se desea incurrir en la fabricación de colmenas, recomendamos primero hacer una cámara de cría y una alza. Si una vez terminadas las características de las mismas nos parecen las adecuadas, podemos realizar las demás alzas y cámaras de cría utilizando las mismas medidas. Por otra parte se puede adquirir comercialmente una colmena que cumpla con nuestros criterios y basarse en sus medidas para fabricar las demás. 

La tabla de madera que compondrá el suelo debe tener el mismo ancho que la cámara de cría por todos sus lados, excepto en la parte frontal, donde estará la piquera de nuestra colmena, en la cual se debe dejar un espacio de suelo adicional entre los 5 cm y 10 cm.

 

Este espacio será la plataforma desde la cual las abejas que salen por la piquera emprenderán el vuelo, e igualmente servirá para permitir un cómodo aterrizaje a las abejas que regresen a la colmena con polen.

 

En lo que respecta al techo de la colmena, el Apicultor Camilo Lorca utiliza un método bastante económico para proteger las colmenas de la lluvia y del pillaje, que consiste en colocar una lámina de madera, sobre la cual se coloca una lámina de goma, para finalmente colocar una lámina de zinc de mayor ancho que la colmena.

 

También se pueden realizar techos más elaborados, pero lo importante es que se proteja adecuadamente la parte superior de la colmena y a su vez que el techo sea fácil de remover para realizar el monitoreo del desarrollo de la colmena y la cosecha de miel.

 

En cuanto a las alzas, es importante que el cajón que conformará las paredes de las mismas tenga en 2 de sus lados las guías para los cuadros, tal y como vimos anteriormente en la cámara de cría. Igualmente cabe decir que las alzas no necesitan suelo, pues la idea es que se comuniquen internamente con la cámara de cría, tampoco necesitan piquera ni orificios laterales en ninguno de sus lados.

 

Se recomienda colocar hasta 3 alzas como máximo en cada colmena para facilitar la manipulación de las mismas al momento de cosechar, así como para evitar que el peso de las alzas (una vez estas estén llenas de miel) provoque daños en la cámara de cría.

abejas aterrizando en la entrada de la colmena
techo artesanal de colmena de abejas
colmena de abejas con alza de miel
panal de abejas de la cámara de cría

Cuando se le colocan las alzas a las colmenas, el techo de las mismas pasa a colocarse sobre la última alza, de igual forma el suelo de todas las alzas debe ser hueco para que se comuniquen con la cámara de cría y las demás alzas, así como el techo de la última alza debe poder se removido con facilidad para permitir la cosecha de miel.

Por último tenemos los cuadros que introduciremos en la cámara de cría y en las alzas, estos cuadros cumplen con la función de ofrecerle a las abejas una estructura donde construir organizadamente los panales; lo cual facilita la supervisión del desarrollo en la cámara de cría, y la cosecha de la miel en las alzas.

 

Los cuadros deben tener un ancho un poco menor al ancho de las guías de los cajones de la cámara de cría y el alza para poderlos introducir y sacar sin que se atoren en las paredes, igualmente la parte superior de los mismos debe ser más ancha que el resto de los cuadros a modo de encajar con la guía de los cajones.

 

Se aconseja colocar en cada cuadro 3 o 4 líneas de alambre dulce, con la intención de adherir al alambre la lámina de cera de abeja con la cual se prepararán los cuadros y sobre la cual las abejas construirán sus panales en el apiario.

 

3. Preparación de los Cuadros de la Cámara de Cría y Alza: Según el tamaño de las colmenas se pueden introducir mayor o menor cantidad de cuadros en las mismas, en el caso de las colmenas que tuvimos la oportunidad de conocer en el apiario del Apicultor Camilo Lorca, la cámara de cría y las alzas están conformadas por 10 cuadros cada una, es decir que en el caso de una colmena fuerte y con buen desarrollo necesitamos 40 cuadros; 10 en la cámara de cría y 30 divididos entre las 3 alzas. 

 

Los cuadros tienen una preparación muy sencilla que consiste en fijar una lámina de cera de abejas a cada cuadro. Si estos cuadros se llevasen al apiario y se introdujesen en las colmenas sin fijarles la lámina, esto no impediría a las abejas construir sus panales en ellos.  

marco con cera para panal

Sin embargo lo harían de una forma que para efectos de la apicultura sería poco práctica, corriendo el riesgo al manipular los cuadros de partir panales y perder miel. En cambio cuando se fija la lámina de cera, las abejas construirán sus panales de modo que nos permita extraer los cuadros sin mayor riesgo de partir el panal o perder la deliciosa miel. 

Para preparar los cuadros necesitamos una herramienta conocida como espuela y una tabla de madera que utilizaremos como soporte. Lorca aconseja mojar la tabla de soporte para facilitar el trabajo de adherir la lámina a los alambres del cuadro, luego con la espuela vamos haciendo presión para fijar la lámina.

 

Finalmente Lorca utiliza una vela (fabricada por él mismo utilizando la cera de las abejas) para sellar la lámina a la parte inferior del cuadro, utilizando la misma cera derretida que va goteando de la vela.

 

Cuando terminamos de preparar los cuadros de la cámara de cría los introducimos en las colmenas que llevaremos al apiario para que las abejas las habiten. Al principio solamente colocaremos en el apiario la cámara de cría de las colmenas con sus respectivos techos, las alzas comenzarán a ser agregadas una vez que las abejas hayan desarrollado con éxito toda la cámara de cría. 

 

Esto ocurre cuando se han construido panales en la superficie total de todos los cuadros, y los mismos están llenos de miel. Cuando observamos este desarrollo en la cámara de cría comenzamos a agregar las alzas, las cuales convienen que sean agregadas una por una hasta que cada colmena posea sus 3 alzas.

 

La primera vez que traslademos un alza al campo lo haremos con sus respectivos cuadros ensamblados y ya preparados. Posteriormente según se coseche la miel en las alzas, llevaremos al campo cuadros nuevos para reemplazar los que ya hemos cosechado. Para trasladar los cuadros nuevos al campo conviene tener dispuesta una estructura con las mismas dimensiones del alza, la cual solamente utilizaremos para movilizar los cuadros hasta el apiario y dentro del mismo. Esta estructura no será utilizada como alza, sino para movilizar los cuadros evitando que se dañen las láminas.

apicultor Camilo Lorca, Lomas de Níquel, Estado Aragua
fijar lámina de cera al marco. Apicultura
sellado de lámina en marco. Apicultura
marcos listos para introducir en colmenas de abejas

Para iniciar la construcción del apiario se deben remover las plantas que se encuentren solamente en el lugar donde ubicaremos las colmenas, para ello podemos tomar como ejemplo el apiario del Apicultor Camilo Lorca; las colmenas en este apiario están ubicadas en diferentes secciones, lo cual es conveniente debido al relieve en pendiente que tenemos en el lugar. En estas secciones se pueden ubicar unas 10 colmenas, sin embargo si se cuenta con un espacio más ancho podemos ubicar más colmenas, las cuales deben tener una pequeña distancia de separación entre una y otra, de unos pocos centímetros.

 

No es nada conveniente ni para el medio ambiente ni para las abejas que se talen árboles en las zonas cercanas al apiario; el único criterio que se debería tomar para talar un árbol al momento de establecer un apiario, es que el mismo presente una de estas 3 condiciones; enfermedad, fuertemente colonizado por termitas (o comején, como también se conoce a estos insectos), o que su tronco esté debilitado y pueda provocar la caída del árbol en un tiempo muy cercano. En uno de estos 3 casos se puede tomar la determinación de talar el árbol para evitar que el mismo caiga sobre nuestras colmenas.

 

Hacemos hincapié en que la única zona que debe estar libre de plantas o vegetación es donde se ubicarán las colmenas y donde se realizarán los caminos de acceso al apiario, en lugares donde no se ubicarán las colmenas no se deben talar árboles ni eliminar la vegetación; pues estaríamos eliminando las fuentes de alimento a nuestras abejas y obligándolas a volar más lejos para buscar el polen, igualmente le estaríamos haciendo un daño innecesario al medio ambiente.

 

No es conveniente ubicar un grupo de colmenas muy grande en un solo sector del apiario, lo mejor es ubicarlas por grupos de hasta 30 colmenas en diferentes sectores del apiario, de esta manera se logra un mejor control de las abejas y no se elimina la vegetación en áreas continuas, puesto que cada sector del apiario queda separado por la vegetación que naturalmente existen en la zona. Si es la primera vez que se práctica la apicultura, lo más aconsejable es iniciar con pocas colmenas, máximo 10.

apiario en Estado Aragua Venezuela
Paisaje del Estado Aragua Venezuela
apicultor inspeccionando colmena

Una vez que se definen y limpian los lugares donde se ubicarán las colmenas, se deben establecer unas estructuras que permitan separar las colmenas unos 50 cm del suelo, esto para evitar que insectos como los bachacos o las hormigas ataquen la colmena, para ello se pueden utilizar palos de madera amarrados con alambre dulce (como pudimos apreciar en el apiario del Apicultor Camilo Lorca), o estructuras de hierro más elaboradas. Las columnas de estas estructuras deben cubrirse con productos para evitar que las hormigas o bachacos trepen por las mismas, este tipo de productos se pueden encontrar el mercado o también se puede utilizar aceite quemado.

Las abejas silvestres se desplazan en enjambres, donde varias abejas obreras vuelan alrededor de la reina para protegerla. El objetivo de estas abejas es encontrar un lugar adecuado para establecer su colonia, por ello si ubicamos el apiario en un lugar donde exista una buena abundancia de abejas silvestres, prácticamente sólo tenemos que colocar las colmenas en el apiario para que las abejas silvestres las encuentren.

 

Si lo hemos hecho todo correctamente, al un grupo de abejas silvestres encontrar nuestras colmenas se darán cuenta de que el lugar es perfecto para establecerse e irán a buscar al resto del enjambre para indicarles la dirección del lugar que han encontrado para establecer una nueva colonia.

 

También se pueden capturar abejas para llevarlas a nuestras colmenas, pero para realizar esta actividad recomendamos que se cuente con el apoyo de un apicultor o apicultora con experiencia, o con un ingeniero o ingeniera agrónoma que domine esta área.

abejas silvestres polinizando flores
abejas silvestres polinizando cultivos
gallery/logo sembrando un país obtimizado

Manual Agronómico: Introducción a la Apicultura (Cría de Abejas)

4. Ubicación del Apiario: Las abejas salen de sus colmenas para buscar polen, el cual es el alimento de las abejas obreras. Cuando las abejas obreras están bien alimentadas se encuentran en capacidad de producir cera para construir sus panales, miel para alimentar a sus crías y la jalea real, que es el alimento de la abeja reina.

 

Una abeja puede separarse de su colmena a un radio aproximado de 3 km para buscar el polen de las flores que ofrezcan las plantas que existan en la zona, por lo cual es conveniente establecer el apiario en lugares donde abunde la diversidad floral y la vegetación.

 

Igualmente es conveniente que en el lugar donde se va a establecer el apiario existan árboles, pues los mismos también aportarán flores para que nuestras abejas puedan recolectar polen, también la sombra que dan los árboles ayudará a mantener una temperatura muy agradable en las colmenas durante el día, evitando que las mismas se calienten demasiado.

 

Los apiarios también se pueden establecer cercanos a zonas donde se cultiven rubros agrícolas, sin embargo si se trata de plantaciones que constantemente son fumigadas con agroquímicos no se deben ubicar apiarios cercanos a ellas, ya que las abejas serán intoxicadas por los químicos cuando recorran la plantación buscando el polen de las flores.

 

Si la plantación que se fumiga está muy cercana al apiario (200 m por ejemplo) los agroquímicos pueden llegar a las colmenas por efecto del viento y dañar severamente a todas las abejas del apiario, por ello tampoco se aconseja establecer apiarios en lugares muy cercanos a plantaciones en las cuales se utilicen agroquímicos de manera usual.

 

Las abejas existen en casi cualquier parte del mundo y pueden adaptarse a casi todos los tipos de clima, no hay mayores limitaciones para establecer el apiario, sin embargo debe tomarse una distancia prudencial de 500 m de donde existan lugares donde se críen otras especies animales y de donde habiten seres humanos.

 

Esta distancia es para evitar que las abejas ataquen a seres humanos o animales de cría, lo cual puede suceder si las mismas sienten que su territorio es amenazado por la presencia de otras especies.

Plantación fumigada con agroquímicos

Una vez que las estructuras estén listas se pueden traer al apiario las primeras colmenas para ubicar las abejas que adquiramos comercialmente, o atraigamos hacia nuestro apiario entre las abejas que existan en la zona. Cabe decir que hasta este punto podemos entrar al apiario sin necesidad del traje apícola que se utiliza para proteger el cuerpo del apicultor o apicultora, al igual que el velo (o careta) que se utiliza para proteger la cara y cabeza. Una vez que nuestras colmenas comiencen  a estar pobladas por abejas, no podremos entrar al apiario sin portar los implementos de seguridad antes mencionados.

 

5. Población de las Colmenas del Apiario:

Si bien es cierto que existen personas o empresas que comercializan abejas reinas y abejas obreras, también existe la posibilidad de atraer las abejas a nuestras colmenas. Si se desea adquirir una especie apícola especifica para poblar nuestro apiario, lo más aconsejable es comprar las abejas a un productor o empresa de confianza. Sin embargo el hecho de adquirir una especie apícola no garantiza que se mantendrán las características genéticas de las mismas, pues tarde o temprano se podrán cruzar con otras especies de abejas que existan en la zona donde esté ubicado nuestro apiario.

 

La razón más aconsejable, a nuestro juicio, para comprar abejas es la inmediatez con la que podremos poblar nuestras colmenas e iniciar nuestra producción. Por otra parte si se desea atraer abejas silvestres a las colmenas ubicadas en el apiario, lo primero que tenemos que saber es si en la zona donde nos encontramos hay abejas en abundancia; si estamos en una zona rural, donde existan grandes áreas verdes lo más probable es que sí habiten abejas en esa zona.

colmena de abejas por dentro

6. Implementos de Seguridad Imprescindibles para el Trabajo con Abejas: Los implementos de seguridad que se mencionarán en este punto son indispensables para el trabajo apícola, nunca ni bajo ninguna circunstancia se debe visitar un apiario, ni intentar acercarse a colmenas o enjambres de abejas sin el uso de todos estos elementos que a continuación se mencionarán:

colocando traje apícola
apicultores con traje apícola
abejas alrededor de cámara de video
abeja solitaria
colocación de traje apícola
grabación de programa de tv de apicultura
productor apícola preparando ahumador
aplicación del ahumador en abejas
extracción de panal de cámara de cría
panal de abejas en desarrollo
colmena de abejas con excelente desarrollo
removiendo alzas de miel de colmena
apicultores realizando cosecha de miel
panales de miel cosechados

6.1 Traje Apícola: Lo más común y práctico es que este traje sea una braga, es decir una sola prenda de vestir que se colocará de una sola vez y en todo el cuerpo. El traje debe estar fabricado con tela muy gruesa para evitar que el aguijón de las abejas penetre a través del mismo, igualmente no se aconseja utilizar botones para el cierre de la braga, lo mejor es utilizar cierre mágico o cierre de metal.

 

6.2 El Velo o Careta: El velo se puede construir utilizando un casco de seguridad como base, el casco se puede conseguir en un ferretería donde vendan este tipo de implementos de seguridad. Sobre el casco se adhiere la lona que se utilizará para construir el velo, igualmente es conveniente utilizar malla metalizada o algún tipo de malla resistente que permita la buena visión y paso de aire. Cabiendo destacar que el tramado de la malla de ser más reducido que las abejas para impedir su paso.

 

Cuando se construye el velo, se aconseja que la lona no quede ajustada en la cabeza, la cara ni el cuello del apicultor o apicultora, la lona debe quedar suelta para permitir mejor movilidad y evitar con mayor eficiencia la picada de la abeja. Igualmente el velo debe contar un una cuerda resistente, con la cual lo amarraremos a nuestro cuerpo para sujetarlo y mantenerlo firme.

 

6.3 Los Guantes y Las Botas: No se recomienda en ninguna circunstancia utilizar guantes de tela para ingresar a un apiario, tampoco guantes de cuero con poco grosor. Lo mejor es utilizar guantes sumamente gruesos y compuestos totalmente de goma resistente, los cuales podemos adquirir comercialmente.

Por su parte las botas más recomendables son botas de goma de caña larga y suela gruesa, estas botas se pueden adquirir comercialmente, de hecho lo más común es que los apicultores y apicultoras abriquen sus propios trajes y velos, y adquieran en el mercado los guantes y las botas. 

 

También necesitaremos algo para aferrar el traje a las botas y guantes, se puede hacer con cinta adhesiva para embalar o con cuerda, pero la recomendación al respecto que nos da el Apicultor Camilo Lorca es utilizar ligas compuestas de goma gruesa y resistente, que puede adquiriese comercialmente.

 

Aquí cabe destacar que cada productor y productora apícola utiliza el tipo de traje que prefiera según sus criterios; de hecho si se tiene la oportunidad de visitar distintos apiarios ubicados en distintas regiones, notaremos que cada productor o productora posee trajes y velos distintos, así como pueden variar en los manejos que le realizan a las abejas y los métodos para aplicarlos.

 

Sin embargo independientemente del criterio que cada quien pueda tener, no aconsejamos que se visite ningún apiario sin utilizar los implementos de seguridad ya mencionados, al igual que se debe estar seguro de que las abejas no pueden colarse dentro del traje por ninguna parte del mismo.

7. Preparación para Ingresar al Apiario y Comportamiento Dentro del Mismo: En este punto queremos dar un Gran Agradecimiento al Productor Apícola Camilo Lorca y a su hijo el Apicultor Kelvin Lorca, por el especial cuidado que le brindaron a todo nuestro equipo para realizar la visita a su apiario. Camilo y Kelvin se aseguraron en todo momento de que nos estuviéramos colocando los trajes de manera adecuada y además nos ofrecieron los trajes que se encontraban en mejor estado.

 

Nos asistieron de manera muy atenta mientras nos colocábamos todos los implementos del traje y nos explicaron pacientemente el comportamiento que debíamos adoptar una vez estuviéramos dentro del apiario.

 

Comencemos por la colocación de los trajes, para ello Camilo y Kelvin nos recomendaron que lo mejor es colocarse el traje apícola sobre la ropa, es decir que el traje no debe estar en contacto con nuestra piel para evitar la picada de la abeja; pues la fuerza que ejerce la abeja cuando clava el aguijón podría causar que el traje apícola se pegue a nuestra piel y ser tocados por la punta del aguijón, en caso de que este logue atravesar la gruesa tela del traje.

De hecho nos colocamos 3 pantalones, la camisa que llevábamos puesta y dos suéteres gruesos tipo chaqueta, antes de colocarnos el traje apícola, esto como una medida de prevención que toma el Apicultor Camilo Lorca para restar toda posibilidad de que el aguijón de las abejas pudiera tener contacto con nuestra piel.

 

El Velo se coloca en la cabeza y se aferra al cuerpo con la cuerda, de manera que quede firme y permita a su vez nuestra cómoda movilidad. Los guantes se colocan por encima de las mangas del traje y se aferran al mismo con las ligas gruesas, e igualmente la parte inferior del traje se coloca por encima de las botas y se aferra a las  mismas con la liga. Adicionalmente se puede utilizar cinta adhesiva de embalar para sellar cualquier orificio que quede en las mangas y en la parte inferior del traje.

 

Hacemos destacar que si jamás se ha entrado a un apiario, no es nada recomendable hacerlo sin el asesoramiento y compañía de un profesional con experiencia. Así usted posea muchos conocimientos sobre la apicultura, su primera visita a un apiario debe realizarla con el acompañamiento de algún apicultor o apicultora con experiencia.

 

Igualmente hacemos notar, para quienes están leyendo este Manual y aún no han realizado su primera visita a un apiario, que una vez que nos coloquemos el traje y entremos en la zona de seguridad del apiario (es decir en el margen de separación de al menos 500 m que se debe dejar entre el mismo y las zonas donde habiten humanos o animales de cría) no podemos quitarnos el traje ni ningún implemento del mismo para impedir que las abejas nos piquen.

 

Por lo cual es altamente recomendado que realicemos todas nuestras necesidades fisiológicas antes de colocarnos el traje. Por otra parte en caso de necesitar hidratarnos con el traje puesto, debemos beber el agua haciéndola pasar a través de la malla protectora del velo.

Cuando se entra al apiario se debe entrar caminando y con tranquilidad, siempre que se camine cerca de una colmena es prudente mantener una distancia de al menos 50 cm de la misma, y no pasar a menos de 1 m de distancia de la piquera, para no alarmar ni alborotar a las abejas; pues cabe destacar que así tengamos el traje apícola y todos los implementos de seguridad correctamente colocados, no es conveniente molestar a las abejas y provocar un ataque hacia nosotros, ya que haríamos mermar innecesariamente la población de abejas de las colmenas que nos ataquen, pues recordemos que una vez que la abeja pica y deja clavado el aguijón en el lugar que ha atacado, dicha abeja morirá. Por otra parte es mucho más incomodo trabajar cuando las abejas están alborotadas.

 

Para poder trabajar con mayor comodidad y para evitar que un mayor número de abejas salga de la colmena, los apicultores y apicultoras suelen utilizar una herramienta popularmente conocida como “ahumador”. Para utilizarlo se prende fuego a un pedazo de cartón o papel que se introduce dentro del ahumador con la intención de bombear humo blanco en la piquera de la colmena con la que se va a trabajar, y en las colmenas más cercanas a la misma.

 

Cuando se les bombea el humo en la piquera de su colmena, las abejas creen que afuera hay fuego y se mantienen dentro de la colmena para resguardarse, mientras que el productor apícola aprovecha para realizar las labores correspondientes a la colmena.

 

Solamente debemos manipular las colmenas para supervisar su desarrollo y para agregar las alzas una vez que nos aseguremos que la cámara de cría está totalmente desarrollada. También podemos agregar cuadros de la cámara de cría a colmenas que aún le falten, sin embargo lo más conveniente al instalar nuevas colmenas en el apiario es que la cámara de cría se traslade con sus cuadros completos para causar la menor cantidad de molestias posibles a las abejas.

 

Igualmente cabe destacar que una vez que se retira el techo de la colmena para supervisar o agregar cuadros a la cámara de cría o alzas, el apicultor debe ser rápido para evitar el pillaje; esto es cuando las abejas de otras colmenas más fuertes y desarrolladas observan vulnerabilidad en colmenas más débiles, y deciden atacarlas con la intención invadir la colmena.

 

Cuando se extraen cuadros de la cámara de cría para supervisar su desarrollo se debe tener un especial cuidado ya que los mismos pueden adherirse unos a otros, y al extraerlos corremos el riesgo de romper panales, así como de lastimar a las larvas de abeja y perder la miel que han producido las obreras para alimentarlas.

 

Se aconseja manipular una colmena a la vez y no mantener más de una colmena expuesta (sin el techo) e igualmente cada vez que finalicemos la supervisión o trabajo en una colmena, debemos taparla colocando su respetivo techo antes de comenzar a trabajar con otra.

8. Cosecha de los panales de Miel en el Apiario: Tanto al momento de cosechar, supervisar o trabajar una colmena debemos tomar en cuenta que morirán abejas ya que nos verán como una amenaza a su hábitat, su reina y sus crías; por lo cual nos atacarán y morirán posteriormente. 

 

Esta es una de las principales razones por la cual algunos apicultores y apicultoras prefieren realizar la cosecha durante la noche, pues de esta manera se puede reducir el número de abejas que muere ya que las mismas se encuentran en estado de resposo, por lo que son más fáciles de controlar.

 

Las alzas, como mencionamos con anterioridad, es la única parte de la colmena de cual extraeremos panales para cosechar la miel, jamás deben extraerse los panales de la cámara de cría con esta intención ya que estaríamos eliminando las larvas de la colmena y posiblemente acabemos lastimando a la abeja reina, ya que ella habita en la cámara de cría.

 

Queremos decir a cualquier apicultor o interesado en emprender en la producción apícola, que jamás debe tomarse en cuenta a quien le recomiende cosechar los panales de la cámara de cría ya que le estaría provocando un atraso a sus colmenas y poniendo en grave riesgo la supervivencia de la mismas.

 

También es sumamente importante saber que antes de iniciar la Estación Invernal (en el caso de regiones de clima estacionario) como antes de iniciar el Periodo de Lluvias (en el caso de regiones de clima tropical) debe dejarse al menos un alza completa sin cosechar; pues en el invierno o durante las fuertes lluvias las abejas no podrán salir a buscar polen y necesitarán de la reserva de miel que han almacenado en las alzas para estas estaciones.

 

Si se llegasen a cosechar todas las alzas antes del inverno o de las fuertes lluvias, las abejas obreras no podrán alimentarse e irán muriendo; al suceder esto también morirá la reina, puesto que son las abejas obreras las que producen la jalea real. 

 

Igualmente existe la tendencia por parte de algunos apicultores de alimentar a las abejas con agua azucarada o papelón, lo cual se puede hacer en épocas de escasez de flores o para reforzar la alimentación de una colmena muy débil.

Existen productores apícolas que en vez de dejar un alza de reserva para que las abejas se alimenten durante el inverno o las lluvias, piensan que será suficiente con introducir en la colmena alimentadores artificiales con agua y azúcar o papelón. 

 

Esto es una crueldad contra las abejas, ya que ese alimento es muy pobre para las obreras en comparación al polen o la miel que ellas producen, con esta práctica incorrecta se corre el riesgo de que varias abejas perezcan debido a su mala nutrición. Para alimentar artificialmente a las abejas sólo podríamos recomendar alimentos especialmente formulados para ellas.

 

Es preferible restarle a la cosecha anterior al invierno o al periodo de lluvias el alza que se dejará en cada colmena para alimentar a las abejas, que causarles desnutrición; con lo cual sufren las abejas y además se retrasa el desarrollo de nuestro apiario.

9. Retirada: La cosecha es la última actividad que se debería realizar en un apiario, ya que para evitar el pillaje lo más conveniente es monitorear o trabajar las colmenas menos fuertes primero, y finalizar con la cosecha o labores en colmenas con mayores poblaciones de abejas. Mientras los Apicultores Camilo Lorca y Kelvin Lorca realizaban la cosecha pudimos notar que las abejas no dejan de atacar los trajes apícolas, incluso atacaron nuestras cámaras; cabe recordar que las abejas atacarán siempre que se sientan amenazadas, sin embargo al comenzar a extraer panales de las alzas, las abejas atacan con mayor fuerza pues les estamos quitando su producción.

 

En el caso de la colmena que cosechamos tiene 3 alzas sobre la cámara de cría, lo que significa que esta colmena tiene un buen desarrollo y maneja una alta población de abejas, por lo cual es natural que al quitar el techo de esta colmena nos viéramos rodeados de abejas en unos pocos segundos. Aún cuando Lorca finalizó la extracción de los panales y colocó nuevamente el techo a la colmena, las abejas continuaban molestas y nos mantenían rodeados.

 

Para retirarse del apiario es importante saber que se debe permanecer con el traje y los implementos de seguridad. Aún así nos alejemos a más de 500 m debemos continuar con el traje puesto, pues lo más probable es que aún quede un número de abejas (como mínimo pudieran ser entre 10 y 15) que nos persigue, sobre todo después de haber realizado una cosecha de panales.

Lo más recomendable es quitarse los trajes en el lugar que se haya dispuesto para guardarlos y para vestirse. Una vez en este lugar, se debe verificar que no queden abejas rodeándonos antes de quitarnos los trajes.

 

Igualmente si se utilizan bolsas o sacos para transportar los panales cosechados es conveniente abrirlos para verificar que no queden abejas dentro de los mismos. A partir de este punto sólo nos queda realizar la extracción de los panales, empaque y almacenamiento de la miel, sin embargo ese punto lo dejaremos para otra oportunidad debido a que existen varios métodos, desde los más artesanales hasta los más tecnificados, y por ello es un tema que puede ser extenso. Tomando en cuenta también que el motivo principal de este Manual es brindar los conocimientos básicos para el establecimiento de un apiario y los cuidados de las abejas.

Te Puede Interesar →

Si ofreces Productos, Insumos o Servicios Agropecuarios te apoyamos:

Puedes Registrarte Gratis por tiempo limitado en Nuestro Directorio.

Haz click en el enlace a tu derecha.