#SembrandoUnPaís

Sembrando un País Logo
Sembrando un País
Sembrando un País

®

®

Para Nosotros el Campo es Primero

Para Nosotros el Campo es Primero

Cultivo del Durazno en Clima Tropical.

Sembrando un País, 1era Temporada. Capítulo 9: Durazno. Joselyn Moreno entrevistando a Lucas Gerik.

El Jarillo Municipio Guicaipuro Estado Miranda
fruto de durazno en proceso de maduración
Paisaje de El Jarillo Estado Miranda

En esta vista de El Jarillo, Edo. Miranda pueden observarse algunas siembras de durazno. 

Durazno variedad Bolivariano. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda, Venezuela.

Durazno variedad Jarillazo cosechado con maduración completa. Callejón Los Púas, El Jarillo, Edo. Miranda. 

bandeja para sembrar semillas
vivero de durazno

Patrones o Portainjertos obtenidos por semillas de Durazno Criollo. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda.

Productor Agrícola Lucas Gerik rompiendo el Carozo del Durazno. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda.

Investigador Agrícola Lucas Gerik
planta de durazno bien desarrollada
Joselyn Moreno entrevista a Lucas Gerik
extracción de yema para injerto

El Durazno también es conocido como Melocotón, el nombre botánico de la planta es Prunus persica y este nombre se debe a que los Romanos pensaban que el árbol del durazno era originario de Persia. El origen de esta planta se encuentra en China, el clima necesario para cultivar este árbol es frío y estacionario; no es una planta de clima tropical, sin embargo cabe destacar que sí existe la posibilidad de producirlo en los trópicos.

 

En Venezuela, país de origen de “Sembrando un País” y de clima tropical, las locaciones de El Jarillo, en el Municipio Guaicaipuro del Estado Miranda, y Colonia Tovar, en el Municipio Tovar del Estado Aragua, destacan por la producción de este rubro. Sin embargo cabe destacar que en el país se pueden producir duraznos en zonas altas (entre 1.500 y 2.500 m.s.n.m.) y frías, tal como ocurre en la Región Andina.

 

Nuestro Equipo tuvo la oportunidad de realizar un capítulo completo sobre la producción de este frutal en clima tropical en El Jarillo, Edo. Miranda, y en este artículo pretendemos ofrecerle un manual que le guiará en todo el proceso de producción. Primero que nada es necesario mencionar que contamos con la participación del Productor e Investigador Agrícola Lucas Gerik, quien es oriundo de El Jarillo y ha logrado más de 100 variedades de durazno mediante cruces seleccionados entre distintos tipos de durazno. Sirva también este artículo (así como el capítulo que dedicamos a este cultivo) para difundir una pequeña parte de los grandes conocimientos del Investigador Lucas Gerik.

 

1. El Durazno Jarillazo y el Durazno Bolivariano:

El Jarillazo es una variedad de durazno que se utiliza mucho en las distintas unidades de producción de El Jarillo, se trata de una variedad de durazno muy rustica que resiste mejor que otras las enfermedades fungosas y ataques de plagas, igualmente su transporte y comercialización resulta más sencilla que en variedades más delicadas pudiéndose agrupar los frutos cosechados en cestas de hasta 30 kg sin sufrir daños. Esta variedad de durazno ha sido desarrollada por Lucas Gerik.

 

El Durazno Bolivariano es una variedad que resulta del cruce del Durazno Jarillazo y de una Nectarina (variedad de durazno que se caracteriza por tener una piel no vellosa y lisa, en algunos lugares se les conoce como pelones, pavías o peladillos). Este cruce fue realizado en el año 1992 por el Investigador Lucas Gerik y el resultado que produjeron las plantas obtenidas del cruce, fue una fruta de color rojo, dulce y aromática que a su vez poseía ciertas características de la rusticidad del Jarillazo, a la que Lucas denominó Durazno Bolivariano.

 

 

Es importante mencionar que cuando se habla de Durazno o Melocotón nos referimos al mismo tipo de fruto producido por el árbol Prunus persica, sin embargo en El Jarillo así como en otros lugares, se

Bandeja plástica pequeña con sustrato preparado para sembrar las semillas de durazno.

Vista de El Jarillo, Edo. Miranda desde el Despegadero de Parapentes.

Productor Agrícola Lucas Gerik
fruto de durazno Jarrillazo
planta de durazno en producción

Frutos de Durazno variedad Bolivariano con maduración completa. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda. 

denomina Durazno al fruto que es duro y resistente, mientras que se denomina Melocotón al fruto que es más delicado y suave. En este sentido la Nectarina es un Melocotón, al igual que el Durazno Bolivariano, el Jarillazo por su parte es un Durazno. Lucas tiene en su parcela durazneros de variedad Jarillazo y durazneros de variedad Bolivariano.

 

2. Propagación del Cultivo:

En el caso de muchos rubros frutales los productores y productoras recurren al Injerto como método preferido de propagación, y en el cultivo de durazno también resulta lo más conveniente. El Injerto ofrece la ventaja de propagar la misma variedad del frutal que se cultive sin modificaciones genéticas, lo que significa que la planta obtenida de este proceso tendrá las mismas características y producirá la misma calidad en los frutos, que la planta de cual se tomó el tejido para el injerto.

semillas de durazno

Sembrando un País, 1era Temporada. Capítulo 9 Durazno. Durante esta entrevista el productor Agrícola Lucas Gerik sostiene en su mano drecha la vara que seleccionó para realizar el injerto del durazno.

Planta de Durazno Bolivariano con excelente desarrollo; de esta planta se pueden extraer varas para realizar el injerto. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda.

Extracción de la yema seleccionada de la vara.

inserción de yema en portainjerto

Unión de la yema seleccionada al patrón o portainjerto.

plantas de durazno con injerto

Plantas con injertos exitosos, aquí puede apreciarse como las yemas de Durazno Bolivariano injertadas en el portainjerto de Durazno Criollo, han conseguido retoñar y generar ramas y hojas nuevas.

Habitante de El Jarillo Lucas Gerik

Productor Agrícola Lucas Gerik abriendo agujero para la siembra.

Siembra del árbol de durazno

Planta de Durazno sembrada a una profundidad entre los 15 y 20 cm.

plantas de durazno en el Jarillo

Plantas de Durazno variedad Bolivariano sembradas en un marco de aproximadamente 6 m x 6m.

buena producción de durazno

Plantas de Durazno Bolivariano en producción. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda.

El método de propagación por injerto requiere también de la disponibilidad de un “patrón” (también conocido como “portainjerto” o “pie”), que es la planta que servirá para hospedar el material de la variedad que se quiere reproducir. Se puede decir que estamos clonando una planta, ya que a partir del punto donde se injerta hacia arriba, la planta es una replica genética de la planta de la cual se obtuvo el material. Mientras que desde la raíz de la planta hasta el punto donde se hizo el injerto, la planta es el patrón obtenido de la reproducción por semillas.


Para obtener el patrón, Lucas utiliza semillas de “Durazno Criollo”, una variedad de durazno cuyos frutos podemos encontrar ampliamente en los mercados de Venezuela y que se caracterizan principalmente por su pequeño tamaño. Para acelerar la reproducción de la semilla Lucas utilizando un martillo rompe el Carozo del Durazno, que es la concha dura que envuelve la semilla. Las semillas son sembradas en unas bandejas que contienen sustrato de origen orgánico y se deben sembrar con la parte puntiaguda hacia abajo, ya que de allí brotará la raíz.


Las plantas que germinan y muestran vigor son trasplantadas de la bandeja a bolsas de plástico, las cuales contienen tierra y una pequeña cantidad de materia orgánica, en estas bolsas permanecen hasta que el tallo desarrolla un grosor adecuado para poder practicar el injerto, esto es cuando el grosor del tallo sea similar al grosor de un lápiz. Alcanzar este punto puede tomarle al patrón varios meses por lo que se recomienda tener un vivero en la plantación con una cantidad de plantas que satisfaga la demanda de nuevas plantas que se tendrá al momento de expandir la plantación, así como de reemplazar plantas muy antiguas cuya producción esté mermando significativamente, o plantas que presenten enfermedades muy graves y que deben erradicarse para evitar que el daño se extienda a una mayor parte del cultivo.

De Izquierda a Derecha: Carozo del Durazno sin romper, Semillas de Durazno, Carozo roto. Cada Durazno tiene 1 Carozo, y cada Carozo contiene 1 semilla.

Si se está iniciando en el cultivo de durazno y va a realizar usted su propio injerto, con material que le suministrará un amigo o que adquirirá comercialmente, tome en cuenta que debe tener los primeros patrones a injertar ya desarrollados para tal fin, por lo que se recomienda establecer el vivero varios meses antes de la llegada del material con el cual se realizará el injerto.

Para explicar el injerto del durazno nos basaremos completamente en los métodos que Lucas compartió con nosotros y nosotras: él selecciona una vara (rama de fino grosor pero bien desarrollada) de la planta cuyas características se desean reproducir. Para ello se puede utilizar una tijera de podar, una navaja o hasta un machete, lo importante es hacer un corte lo más preciso posible para no dañar la corteza del árbol del cual se obtiene el material; recuerde que una herida en la corteza de un árbol puede ser la puerta de entrada para hongos.


También es importante que la vara se obtenga de las plantas que presenten un mejor desarrollo, vigor y ausencia de enfermedades. Se retiran las hojas de la vara y se verifica que en la misma existan yemas vegetativas, que son las responsables de formar follaje y ramas nuevas en la planta; si por equivocación usted selecciona una yema reproductiva y realiza con ella el injerto, la planta resultante de este proceso solamente le producirá unas 2 o 3 flores y no desarrollará ramificación.


Aquí cabe mencionar que existen varios métodos para realizar un injerto, sin embargo Lucas recomienda el Injerto de Yema, para el cual una vez seleccionada la yema la misma se extrae de la vara realizando un corte de lengüeta, luego se realiza este mismo tipo de corte en el patrón tratando de remover sólo una pequeña capa del tallo para exponer el tejido. Sobre este tejido se coloca el tejido de la yema y se envuelve con una cinta plástica, apretando sólo lo necesario para fijar la yema al patrón; pues si la cinta queda muy apretada corremos el riesgo de que el injerto no funcione.


Una vez realizado esto se recomienda no eliminar las hojas de la copa del patrón hasta que el injerto se desarrolle, un buen momento para ello podría ser cuando la yema que injertamos haya desarrollado hojas propias, en este punto cortaremos el tallo del patrón por encima del lugar que hemos injertado; eliminando esa parte del tallo y las hojas del patrón. Nuestro amigo Lucas nos recomienda que mientras más alto sea el punto del patrón donde hagamos el injerto es mejor, ya que lo que se busca al utilizar el Durazno Criollo como patrón es aprovechar su resistencia a enfermedades fungosas en las raíces o la parte baja del tallo, causadas por hongos que habitan en el suelo.


Luego de injertadas, las plantas permanecen en el vivero de 6 a 8 semanas durante las cuales se deben remover los brotes del patrón y regar el sustrato donde se encuentran las plantas en caso de que el mismo se encuentre muy seco.

3. Siembra:

Al momento de realizar el trasplante a campo el agujero no debe tener más de 15 o 20 cm de profundidad, ya que las raíces del durazno son muy superficiales. El suelo que se ha removido para trasplantar no debe compactarse luego de tapar las raíces de la planta, pues para permitir un mejor desarrollo de las mismas debemos dejar el suelo suelto. Luego de haber realizado el trasplante es conveniente ofrecer un poco de agua a la planta, salvo que esté a punto de llover.


El marco de plantación que Lucas nos recomienda para el Durazno Bolivariano es de 6 metros por 6 metros entre una planta y otra. Por otro lado el marco recomendado para una variedad de duraznero más grande como el Jarillazo, sería 10 metros por 10 metros entre una planta y otra.


En esta etapa se debe regar el cultivo 2 veces por semana, si nos encontramos en el periodo de sequía (conocido en algunas regiones tropicales como “verano”); si por el contrario nos encontramos en el periodo de lluvias, o en un ciclo de norte-verano muy lluvioso, no es necesario aplicar riego. Estas plantas son muy susceptibles a los hongos, por lo que un exceso de humedad en suelo podría significar un gran peligro para nuestros futuros durazneros. Igualmente, si aún no se ha retirado el amarre plástico del injerto, debemos hacerlo ya que a partir del trasplante a campo el tallo comenzará a engrosar hasta 

convertirse en un fuerte tronco, y si dejamos el amarre podría estrangular la planta evitando el paso de los nutrientes, que se obtienen en las raíces, al resto de la estructura vegetal.

 

También en esta primera etapa del cultivo en campo, Lucas nos recomienda aplicar fungicidas cada 15 días (2 veces por mes) a modo de prevenir los ataques de hongos; cualquier fungicida puede ser utilizado, excepto los que se producen a base de cobre ya que las plantas de durazno no toleran este mineral. Le recordamos que para aplicar correctamente el producto fungicida, siga las instrucciones ofrecidas por el fabricante del mismo en el envase del producto; no es conveniente aplicar excesivamente el producto ni hacerlo sin la debida protección (máscara, guantes, botas y traje).

 

4. Cuidados y Requerimientos del Cultivo:

Lucas como buen productor lo primero que nos recomienda es plantar en suelos con buen contenido de materia orgánica y capa vegetal, ya que en estos suelos se requerirán menos fertilizantes. Las hojas o ramas que se remuevan de las plantas se pueden disponer alrededor del tallo de las mismas para ser utilizadas como abono orgánico, siempre y cuando no presenten enfermedades o plagas. Si se podan ramas o remueven hojas y frutos motivado al ataque de un hongo o una plaga, estos se deben extraer de la plantación y ser eliminados adecuadamente, se pueden agrupar en un sólo lugar y realizar una quema controlada, pues dejarlos en la plantación podría ayudar a la plaga u hongo a continuar propagándose.

 

Para fertilizar con abono químico nuestro amigo Lucas nos recomienda colocar 2 Kg de abono por cada planta, sin embargo esta fertilización se realiza en durazneros que ya se encuentren en producción y se aplica posterior a la defoliación. El control de malezas también es muy importante en este cultivo y es bueno decir que Productores Agrícolas de El Jarillo como Lucas Gerik han reemplazado el uso de herbicidas, por maquinas desmalezadoras que permiten culminar el trabajo de manera rápida, eficiente y reduciendo los índices de químicos utilizados. Con respecto a ello, no importa lo desarrollados y altos que estén nuestros durazneros, siempre es bueno realizar esta labor (sobre todo antes de fertilizar) para que nuestros árboles no se vean en la necesidad de competir por los nutrientes con las otras plantas que crecen en la zona (malezas).

Si hemos realizado correctamente el cuidado de nuestras plantas nuevas y no se presenta ninguna condición (enfermedad, variantes climáticas, falta de nutrientes en el suelo) que pueda retrasar su desarrollo, deberíamos estar cosechando los primeros frutos al cabo de 1 año y 6 meses luego del trasplante.


Como ya lo habíamos mencionado, el durazno es una planta de clima estacionario y frío, para la producción de sus frutos son de suma importancia 2 estaciones; la Primavera y el Otoño, pues luego de que en esta estación la planta se prepare para hibernar y haya perdido todas sus hojas, en la primavera comenzarán a brotar sus flores, así como hojas y ramas nuevas.


En el trópico no existen el otoño ni el invierno, sino una estación de lluvia y una estación de sequía; aunque es común escuchar los términos “invierno” y “verano”, en realidad el primero hace referencia a la estación lluviosa, y el segundo a la sequía. En el clima tropical la defoliación de la planta (caída de las hojas) no se podrá realizar con naturalidad ya que no hay otoño. Igualmente en el caso de países tropicales como Venezuela el clima es cálido, y sólo tenemos climas fríos en las regiones más altas, es decir en las zonas montañosas que superen los 1.300 metros sobre el nivel del mar.


Sin embargo existen técnicas de producción que han permitido producir el durazno (y otros frutales de clima estacionario) en regiones tropicales:

El Jarillo Estado Miranda

Vista del Callejón TioLuca, estos suelos se encuentran a una altura entre los 1.300 y 2.000 m.s.n.m.

vista a 2000 metros sobre el nivel del mar

Otra vista de El Jarillo desde el Despegadero de Parapentes; esta zona se encuentra a mayor altura que el Callejón TioLuca.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que no se recomienda sembrar el duraznero en zonas bajas o cálidas, igualmente lo mejor es seleccionar variedades de durazno que se hayan producido con éxito en la región donde se pretende sembrar. En lugares como El Jarillo o la Colonia Tovar, se utilizan variedades cuyos requerimientos de frío son bajos y los productores de durazno en esta zona aprovechan las bajas temperaturas de la noche para que la planta adquiera el frío que tanto necesita.

Para cultivar durazno en clima tropical se hace obligatorio el deshoje o defoliación de la planta, lo cual se puede hacer manualmente o utilizando un defoliante químico. Si bien seguramente cualquiera pudiera preferir métodos que reduzcan el uso de agroquímicos, es importante señalar que no es económicamente viable la defoliación manual de la plantación, ya que debemos remover hoja por hoja y esto nos tomaría demasiado tiempo o contratar a muchos trabajadores; gasto económico que luego no se vería compensado en la cosecha. Sin embargo esta practica se puede recomendar para personas que posean en su huerto entre 1 y 5 durazneros, cuya producción esté destinada al autoconsumo familiar.

 

La defoliación química consiste en aplicar un producto que se encargará de secar las hojas para que luego la planta las “deje caer” tal como sucede en el otoño. Lo hagamos manual o químicamente, podemos decir que estamos “engañando” al duraznero para “hacerle creer” que llegó otoño. La planta defoliada se verá como cualquier árbol en el inverno; tronco y ramas sin follaje. Lucas también nos recomienda aplicar fungicidas luego de haber realizado la defoliación, recordemos que estas plantas son muy susceptibles a los hongos. Posterior a la defoliación, como habíamos mencionado antes, Lucas fertiliza con abono químico (formula básica NPK–nitrógeno, fósforo y potasio) y agrega 2 kg por planta.

 

Al cabo de unos meses la planta comenzará a florear y a producir brotes nuevos (hojas y ramas) tal cual como si hubiera llegado la primavera, es a partir de este punto donde comenzará la producción de los frutos, los cuales deberán ser cosechados una vez iniciada su maduración; esto es cuando los frutos comienzan a cambiar del color verde a amarillo o rojo (según sea la variedad que cultivemos). Recordamos en este punto que la defoliación se aplica solamente en regiones de clima tropical; en regiones de clima estacionario la planta se defoliará naturalmente durante el otoño.

 

5.Cosecha:

Lo primero que tenemos que saber sobre la cosecha del durazno es que los frutos no se deben cosechar antes de que su maduración haya iniciado, si cosechamos los frutos cuando están completamente inmaduros (verdes), los mismos no iniciarán la maduración una vez retirados de la planta, mientras que si los cosechamos cuando ya se ha iniciado la madures, los frutos podrán culminar este proceso fuera de la planta.

 

En el caso específico del Durazno Bolivariano, Lucas cosecha en cajas de cartón ya que esta variedad es muy delicada y los frutos no se pueden amontonar en guacales porque se deformarían, cada caja puede contener de 5 a 6 kg de frutos de Durazno Bolivariano como máximo. Este manejo técnico en la cosecha puede aplicarse también a variedades de Melocotón como la Nectarina y otras cuyo fruto sea muy blando o delicado.

 

Para cosechar no necesitamos ninguna herramienta, se pueden extraer los frutos con la mano tal como se realiza en el caso de otras frutas como el limón, la mandarina o la naranja. Luego de haber cosechado todos los frutos se procede nuevamente a realizar la defoliación para que la planta pueda producir nuevas flores. Si sus durazneros ya están en producción le recordamos que no realicé una defoliación antes de haber cosechado todos los frutos de la primera cosecha del año.

 

Cultivando en clima tropical se puede cosechar 2 veces por año, la defoliación se puede aplicar en cualquier momento; no importa el mes del año ni las fases lunares, lo que importa es que la planta esté en condiciones de producir nuevas flores, por lo que recomendamos no realizar una nueva defoliación inmediata a la primera cosecha.

 

Con respecto a la vida del duraznero, Lucas nos recomienda mantener las plantas hasta 15 años en producción y luego reemplazarlas por plantas nuevas; pues a partir de ese momento las plantas merman su producción y las ramas son más débiles. Por otra parte Lucas también nos comentó que tiene conocimiento de productores de durazno en El Jarillo que han mantenido plantas en producción hasta por 30 años, sin embargo insiste en su recomendación como método de optimizar los rendimientos del cultivo.

defoliación manual del durazno

En este Video: El Productor e Investigador Agrícola Lucas Gerik nos muestra cómo se realiza la defoliación manual de la planta de durazno sin la utilización de defoliantes químicos. Capítulo 9: Durazno. Sembrando un País, 1era Temporada. El Jarillo, Municipio Guaicaipuro, Estado Miranda.

Lucas Gerik y Joselyn Moreno defoliando manualmente una planta de Durazno Bolivariano.

planta de durazno en floración

Planta de Durazno en floración; pueden notarse las flores de color rosado y los nuevos tejidos vegetales (follaje y ramas) que se forman mediante las yemas florales y vegetativas respectivamente. Sector La Enea, El Jarillo, Edo. Miranda.

abeja polinizando planta de durazno

Detalle de abeja polinizando flor de durazno. Sector La Enea, El Jarillo, Edo. Miranda.

formación del fruto del durazno

Frutos de Durazno Bolivariano completamente inmaduros. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda.

fruto de durazno

Fruto de Durazno Bolivariano en primera fase de maduración; esta variedad de durazno primero cambia del color verde al amarillo, y en su segunda fase de maduración cambia del color amarillo al rojo. Callejón TioLuca, El Jarillo, Edo. Miranda.

durazno rojo nectarina

Frutos de Durazno Bolivariano con segunda fase de maduración 90% completa.

En este Video: El Productor e Investigador Agrícola Lucas Gerik nos muestra cómo se realiza la cosecha de los frutos del Durazno variedad Bolivariano.

Capítulo 9: Durazno. Sembrando un País, 1era Temporada. El Jarillo, Municipio Guaicaipuro, Estado Miranda.

6. Programación de Cosechas:

Una particular ventaja que puede ofrecer el cultivo del durazno en clima tropical es la de programar las cosechas, ya que la defoliación se puede realizar en cualquier momento del año. Incluso podemos defoliar de forma escalonada nuestras plantas para obtener cosechas en intervalos de días distintos y ofrecer los frutos de una misma cosecha por varios meses; sobre todo si contamos con plantaciones extensas, que en zonas agrícolas de pendiente pronunciada como El Jarillo podría ser a partir de 5 ha. 

 

Esta programación de las cosechas sumado a la posibilidad de obtener 2 cosechas al año por planta, podría suponer una oferta de durazno durante todo el año, lo que permite una mayor estabilidad en los ingresos económicos que obtendrán los productores, así como en la oferta en el mercado para quienes consumirán el producto o lo utilizarán para realizar otros alimentos como la mermelada de durazno.

 

Por otra parte producir rubros agrícolas no-tropicales en países de clima tropical donde se demanden sus frutos y se reúnan condiciones favorables para su producción, reduce las necesidades de importar estos frutos. Por ello invitamos a tomar más en cuenta y a valorar lo que se produce con éxito en suelo propio; cada habitante de cada Nación al momento de adquirir sus alimentos en cualquier establecimiento, debería preferir primero un Producto Nacional que uno importando, pues esta practica sólo debe utilizarse para productos que realmente no se puedan producir en el país, y no para eliminar del mercado los productos que pueden ser producidos con buena calidad en el territorio propio.

Escrito por: Fran Afonso

gallery/logosupprovisional