Introducción a la Apicultura (Cría de Abejas) Parte I.

La Apicultura es una actividad que consiste en criar abejas de manera organizada, para ello se disponen varias colmenas en un lugar que reúna las condiciones adecuadas para que las abejas puedan habitar, reproducirse y desarrollarse, a este lugar se le llama Apiario y debe estar alejado de viviendas humanas así como de establos, galpones, potreros o cualquier otro lugar donde se críen animales domésticos, para así evitar el ataque de abejas que puedan sentirse amenazadas por la presencia de otras especies.

gallery/foto 4
gallery/foto 2
gallery/foto 3

Apicultor Kelvin Lorca preparando ahumador, al fondo se aprecian las colmenas dispuestas en el Apiario.

Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua, Venezuela.

En este extenso artículo de Sembrando un País vamos a explicar los aspectos fundamentales para iniciarse en la cría de abejas, desde la construcción de las colmenas, los implementos de seguridad que son imprescindibles para ingresar al apiario, cómo es el comportamiento de las abejas, los lugares más adecuados para establecer el apiario y cómo se realiza la cosecha de la miel de las colmenas.

1. Las Colmenas:

Las abejas pueden habitar en distintos tipos de espacios que ellas consideren adecuados y seguros para el establecimiento de sus colonias, el espacio que las abejas habitan se denomina colmena, y dentro de la misma las abejas (utilizando la cera que naturalmente producen) construirán los panales en los cuales depositarán las larvas, así como la miel con las cuales alimentarán a sus crías. Las colmenas se dividen en 2 secciones La Cámara de Cría y Las Alzas:

-La Cámara de cría es el corazón de la colmena, aquí es donde habita la abeja reina, depositando sus huevos en los diferentes hexágonos que componen los panales, por su parte las abejas obreras depositarán la miel que produzcan en cada uno de estos hexágonos para asegurar la alimentación de las larvas una vez estas eclosionen. Cuando las abejas han desarrollado al máximo la cámara de cría, significa que esa colmena está preparada para comenzar el almacenamiento de miel, y cuando el apicultor se percata de ello le coloca la primera alza a la colmena.

 

-Las Alzas son los niveles que se colocan encima de la cámara de cría, aquí es donde se da la producción de miel que el apicultor o apicultora cosechará. Para las abejas las alzas constituyen el espacio donde almacenarán miel para alimentarse en el periodo de invierno (en el caso de las regiones de clima estacionario) y en el periodo de lluvias (en el caso de las regiones de clima tropical), en ambos casos las abejas obreras se verán imposibilitadas para salir a buscar polen, y

Colmena sin Alzas. Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

Colmena destapada con un Alza. Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

integrantes de la colmena alimentadas requerirán de la reserva de miel que han constituido con tanto esfuerzo.

para mantener a todas las 

2. Construcción de las Colmenas:

Es cierto que las abejas tienen la capacidad para construir su propia colmena, pero cuando nos dedicamos a criar abejas lo más conveniente es que las mismas habiten estructuras que nos sean fáciles y prácticas de manipular, por ello la necesidad para el apicultor o apicultora de construir las estructuras que habitarán las abejas en su apiario.

 

Existen muchos modelos y formas para construir una colmena, en este artículo Sembrando un País se basa en los métodos utilizados por el Apicultor Venezolano Camilo Lorca, quien nos atendió muy amablemente y nos brindó sus conocimientos cuando realizamos la grabación del primer capítulo de nuestra 2da Temporada, dedicado a la Apicultura para Producción de Miel. 

Lorca construye sus colmenas con madera como la mayoría de los productores y productoras apícolas de Venezuela; para realizar las paredes de las colmenas se construye un cajón que consta de 4 maderas tramadas, el cual debe tener una guía por 2 de sus lados en la cual se apoyará la parte superior de los cuadros que ofrecemos a las abejas para la construcción de sus panales.

 

Las medidas de los cajones que compondrán la cámara de cría y las alzas varían a criterio del apicultor o apicultora, sin embargo recomendamos fabricar colmenas con medidas que faciliten el traslado a pie de las mismas dentro del apiario, por lo cual recomendamos mantener el ancho y alto de las colmenas en medidas entre los 25 cm. y 50 cm. Tómese en cuenta que las medidas que demos a nuestra cámara de cría y alzas, deberán ser proporcionales a las medidas que demos a los cuadros que compondrán cada uno de estos espacios. 

 

En este punto resulta interesante hacer mención que en Venezuela es común observar colmenas cuyas cámaras de cría poseen mayor altura que las alzas, lo importante en este punto es que tanto la cámara de cría como el alza tengan el mismo ancho en cada una de sus caras para que no exista dificultad para acoplar el alza a la cámara de cría. Si se desea que las alzas tengan menor altura que la cámara de cría, entonces los cuadros que compondrán las alzas deberán tener menos altura que los cuadros de la cámara de cría.

En esta alza destapada pueden observarse las maderas tramadas que conforman las paredes de los cajones. Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

Apicultor Camilo Lorca a punto de realizar cosecha en colmena desarrollada con 3 alzas. Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

Piquera de una Colmena resguardada por Abejas.

Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

La cara (o pared) frontal del cajón que conformará la cámara de cría debe tener unos centímetros menos de altura que el resto de las mismas, estamos hablando de un espacio de 5 cm. aproximadamente. Esta pequeña apertura será la piquera de la colmena, que en pocas palabras es la puerta a través de la cual entrarán y saldrán las abejas. Igualmente la Cámara de Cría debe contar en 2 de sus lados con las correspondientes guías que servirán para colocar y sostener los cuadros.

 

Cabe mencionar que en Venezuela no es común encontrar tiendas de agro insumos que se dediquen a distribuir colmenas para abejas, ni carpinteros que fabriquen las mismas de manera habitual. En el país es el productor o productora apícola quien fabrica sus propias colmenas (o las manda a fabricar con algún carpintero) con los criterios y medidas que el productor o productora considere. Sin embargo se pueden adquirir colmenas a través de algún apicultor o apicultura que también las produzca con intenciones comerciales, lo cual suele ser por encargo.

 

Si se desea incurrir en la fabricación de colmenas, recomendamos primero hacer una cámara de cría y una alza. Si una vez terminadas, las características de las mismas nos parecen las adecuadas, podemos realizar las demás alzas y cámaras de cría utilizando las mismas medidas. Por otra parte se puede intentar adquirir comercialmente una colmena que cumpla con nuestros criterios y basarse en sus medidas para fabricar las demás. 

La tabla de madera que compondrá el suelo debe tener el mismo ancho que la cámara de cría por todos sus lados, excepto en la parte frontal (donde estará la piquera de nuestra colmena) en la cual se debe dejar un espacio de suelo adicional entre los 5 cm. y 10 cm. Este espacio será la plataforma desde la cual las abejas que salen por la piquera emprenderán el vuelo, e igualmente servirá para permitir un cómodo aterrizaje a las abejas que regresen a la colmena con polen.

 

En lo que respecta al techo de la colmena, el Apicultor Camilo Lorca utiliza un método bastante económico para proteger las colmenas de la lluvia y del pillaje (cuando abejas pertenecientes a una colmena atacan a otra colmena por estar desprotegida) que consiste en colocar una lámina de madera, sobre la cual se coloca una lámina de goma, para finalmente colocar una lámina de zinc de mayor ancho que la colmena. También se pueden realizar techos más elaborados, pero lo importante es que se proteja adecuadamente la parte superior de la colmena y a su vez el techo sea fácil de remover para realizar el monitoreo del desarrollo de la colmena y la cosecha de miel.

 

En cuanto a las alzas, es importante que el cajón que conformará las paredes de las mismas tenga en 2 de sus lados las guías para los cuadros, tal y como vimos anteriormente en la cámara de cría. Igualmente cabe decir que las alzas no necesitan suelo, pues la idea es que se comuniquen internamente con la cámara de cría, tampoco necesitan piquera ni orificios laterales en ninguno de sus lados.

Abejas emprendiendo vuelo y aterrizando en la plataforma de madera frente a la Piquera.

Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

Techo de colmena, pueden apreciarse la lámina de goma y la lámina zinc. Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

Arriba: Alza con 10 cuadros. 

Abajo: Cámara de Cría de la colmena. Cooperativa Apicultura Bucarán, Lomas de Niquel, Edo. Aragua.

gallery/foto 10

Cuadro de Cámara de Cría con panal en desarrollo. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

Se recomienda colocar hasta 3 alzas como máximo en cada colmena para facilitar la manipulación de las mismas al momento de cosechar, así como para evitar que el peso de las alzas (una vez estas estén llenas de miel) provoque daños en la cámara de cría.

 

Cuando se le colocan las alzas a las colmenas, el techo de las mismas pasa a colocarse sobre la última alza, de igual forma el suelo de todas las alzas debe ser hueco para que se comuniquen con la cámara de cría y las demás alzas, así como el techo de la última alza debe poder se removido con facilidad para permitir la cosecha de miel.

Por último tenemos los cuadros que introduciremos en la cámara de cría y en las alzas, estos cuadros cumplen con la función de ofrecerle a las abejas una estructura donde construir organizadamente los panales; lo cual facilita la supervisión del desarrollo en la cámara de cría, y la cosecha de la miel en las alzas. Los cuadros deben tener un ancho un poco menor al ancho de las guías de los cajones de la cámara de cría y el alza para poderlos introducir y sacar sin que se atoren en las paredes, igualmente la parte superior de los mismos debe ser más ancha que el resto de los cuadros a modo de encajar con la guía de los cajones.

 

Se aconseja colocar en cada cuadro 3 o 4 líneas de alambre dulce, con la intención de adherir al alambre la lámina de cera de abeja con la cual se prepararán los cuadros y sobre la cual las abejas construirán sus panales en el apiario.

Cuadro de Cámara de Cría con 4 líneas de alambre dulce. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

gallery/foto 11

3. Preparación de los Cuadros de la Cámara de Cría y Alza:

Según el tamaño de las colmenas se pueden introducir mayor o menor cantidad de cuadros en las mismas, en el caso de las colmenas que tuvimos la oportunidad de conocer en el apiario del Apicultor Camilo Lorca, la cámara de cría y las alzas están conformadas por 10 cuadros cada una, es decir que en el caso de una colmena fuerte y con buen desarrollo contamos con 40 cuadros; 10 en la cámara de cría y 30 divididos entre las 3 alzas. 

 

Los cuadros tienen una preparación muy sencilla que consiste en fijar una lámina de cera a cada cuadro. Si estos cuadros se llevasen al apiario y se introdujesen en las colmenas sin fijarles la lámina, esto no impediría a las abejas construir sus panales en ellos, pero lo harían de una forma que para efectos de la apicultura sería poco práctica, corriendo el riesgo al manipular los cuadros de partir panales y perder miel. En cambio cuando se fija la lámina de cera, las abejas construirán sus panales de modo que nos permita extraer los cuadros sin mayor riesgo de partir el panal o perder la deliciosa miel. 

Para preparar los cuadros necesitamos una herramienta conocida como espuela y una tabla de madera que utilizaremos como soporte. Lorca aconseja mojar la tabla de soporte para facilitar el trabajo de adherir la lámina a los alambres del cuadro, luego con la espuela vamos haciendo presión para fijar la lámina. Finalmente Lorca utiliza una vela (fabricada por él mismo utilizando la cera de las abejas) para sellar la lámina a la parte inferior del cuadro, utilizando la misma cera derretida que va goteando de la vela.

 

Cuando terminamos de preparar los cuadros de la cámara de cría los introducimos en las colmenas que llevaremos al apiario para que las abejas las habiten. Al principio solamente colocaremos en el apiario la cámara de cría de las colmenas con sus respectivos techos, las alzas comenzarán a ser agregadas a las colmenas una vez que las abejas hayan desarrollado con éxito toda la cámara de cría; esto ocurre cuando las han construido panales en la superficie total de todos los cuadros, y los mismos están llenos de miel. Cuando observamos este desarrollo en la cámara de cría comenzamos a agregar las alzas, las cuales convienen que sean agregadas una por una hasta que cada colmena posea sus 3 alzas.

 

La primera vez que traslademos un alza al campo lo haremos con sus respectivos cuadros ensamblados y ya preparados. Posteriormente según se coseche la miel en las alzas, llevaremos al campo cuadros nuevos para reemplazar los que ya hemos cosechado. Para trasladar los cuadros nuevos al campo conviene tener dispuesta una estructura con las mismas dimensiones del alza, la cual solamente utilizaremos para movilizar los cuadros hasta el apiario y dentro del mismo. Esta estructura no será utilizada como alza, sino para movilizar los cuadros evitando que se dañen las láminas.

 

4. Ubicación del Apiario:

Las abejas salen de sus colmenas para buscar polen, el cual es el alimento de las abejas obreras. Cuando las abejas obreras están bien alimentadas se encuentran en capacidad de producir cera para construir sus panales, miel para alimentar a sus crías y la jalea real, que es el

gallery/foto 12

Apicultor Camilo Lorca colocando cuadro y lámina de cera sobre tabla de madera. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

gallery/foto 13

Apicultor Camilo Lorca fijando lámina de cera en las líneas de alambre del cuadro, haciendo uso de una espuela artesanal. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

gallery/foto 14

Apicultor Camilo Lorca sellando lámina de cera en el cuadro, utilizando una vela de fabricación artesanal con cera de abeja. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

gallery/foto 15

Estructura con dimensiones similares a las del Alza para trasladar los cuadros nuevos al campo.

Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

alimento de la abeja reina. Una abeja puede separarse de su colmena a un radio aproximado de 3 km para buscar el polen de las flores que ofrezcan las plantas que existan en la zona, por lo cual es conveniente establecer el apiario en lugares donde abunde la diversidad floral y la vegetación.

 

Igualmente es conveniente que en el lugar donde se va a establecer el apiario existan árboles, pues los mismos también aportarán flores para que nuestras abejas puedan recolectar polen, también la sombra que dan los árboles ayudará a mantener una temperatura muy agradable en las colmenas durante el día, evitando que las mismas se calienten demasiado.

 

Los apiarios también se pueden establecer cercanos a zonas donde se cultiven rubros agrícolas, sin embargo si se trata de plantaciones que constantemente son fumigadas con agroquímicos no se deben ubicar apiarios cercanos a ellas, ya que las abejas serán intoxicadas por los químicos cuando recorran la plantación buscando el polen de las flores. Si la plantación que se fumiga está muy cercana al apiario (200 m. por ejemplo) los agroquímicos pueden llegar a las colmenas por efecto del viento y dañar severamente a todas las abejas del apiario, por ello tampoco se aconseja establecer apiarios en lugares muy cercanos a plantaciones en las cuales se utilicen agroquímicos de manera usual.

 

Las abejas existen en casi cualquier parte del mundo y pueden adaptarse a casi todos los tipos de clima, no hay mayores limitaciones para establecer el apiario, sin embargo debe tomarse una distancia prudencial de 500 m. de donde existan lugares donde se críen otras especies animales y de donde habiten seres humanos. Esta distancia es para evitar que las abejas ataquen a seres humanos o animales de cría, lo cual puede suceder si las mismas sienten su territorio amenazado por la presencia de otras especies.

Para iniciar la construcción del apiario se deben remover las plantas que se encuentren solamente en el lugar donde ubicaremos las colmenas, para ello podemos tomar como ejemplo el apiario del Apicultor Camilo Lorca; las colmenas en este apiario están ubicadas en diferentes secciones, lo cual es conveniente debido al relieve en pendiente que tenemos en el lugar. En estas secciones se pueden ubicar unas 10 colmenas, sin embargo si se cuenta con un espacio más ancho podemos ubicar más colmenas, las cuales deben tener una pequeña distancia de separación entre una y otra, de unos pocos centímetros.

 

No es nada conveniente ni para el medio ambiente ni para las abejas que se talen árboles en las zonas cercanas al apiario; el único criterio que se debería tomar para talar un árbol al momento de establecer un apiario, es que el mismo presente una de estas 3 condiciones; enfermedad, fuertemente colonizado por termitas (o comején, como les decimos en Venezuela a estos insectos), o que su tronco esté debilitado y pueda provocar la caída del árbol en un tiempo muy cercano. En uno de estos 3 casos se puede tomar la determinación de talar el árbol para evitar que el mismo caiga sobre nuestras colmenas.

 

Hacemos hincapié en que la única zona que debe estar libre de plantas o vegetación es donde se ubicarán las colmenas y donde se realizarán los caminos de acceso al apiario, en lugares donde no se ubicarán las colmenas no se deben talar árboles ni eliminar la vegetación; pues estaríamos eliminando las fuentes de alimento a nuestras abejas y obligándolas a volar más lejos para buscar el polen, igualmente le estaríamos haciendo un daño innecesario al medio ambiente.

 

No es conveniente ubicar un grupo de colmenas muy grande en un solo sector del apiario, lo mejor es ubicarlas por grupos de hasta 30 colmenas en diferentes sectores del apiario, de esta manera se logra un mejor control de las abejas y no se elimina la vegetación en áreas continuas, puesto que cada sector del apiario queda separado por la vegetación que naturalmente existen en la zona. Si es la primera vez que se práctica la apicultura, lo más aconsejable es iniciar con pocas colmenas, máximo 10.

gallery/foto 16

En esta fotografía se puede apreciar la gran cantidad de árboles y vegetación que Lorca conservó al establecer su Apiario. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

gallery/foto 17

Los Apiarios se deben separar al menos 500 m. de las zonas donde habiten seres humanos, así como de zonas donde habiten o pasten animales de cría. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

gallery/foto 18

Las zonas más convenientes para criar abejas son las rurales donde abunden recursos naturales, como en este caso resulta el Sector Lomas de Niquel del Edo. Aragua en Venezuela.

gallery/foto 19

En esta fotografía se pueden apreciar las estructuras de madera que separan las colmenas del suelo del apiario. Cooperativa Apicultura Bucarán, Edo. Aragua.

Una vez que se definen y limpian los lugares donde se ubicarán las colmenas, se deben establecer unas estructuras que permitan separar las colmenas unos 50 cm. del suelo, esto para evitar que insectos como los bachacos o las hormigas ataquen la colmena, para ello se pueden utilizar palos de madera amarrados con alambre dulce (como pudimos apreciar en el apiario del Apicultor Camilo Lorca), o estructuras de hierro más elaboradas. Las columnas de estas estructuras deben cubrirse con productos para evitar que las hormigas o bachacos trepen por las mismas, este tipo de productos sí se pueden encontrar el mercado o también se puede utilizar aceite quemado.

 

Una vez que las estructuras estén listas se pueden traer al apiario las primeras colmenas para ubicar las abejas que adquiramos comercialmente, o atraigamos hacia nuestro apiario a las abejas que existan en la zona. Cabe decir que hasta este punto podemos entrar al apiario sin necesidad del traje apícola que se utiliza para proteger el cuerpo del apicultor o apicultora, al igual que el velo (o careta) que se utiliza para proteger la cara y cabeza. Una vez que nuestras colmenas comiencen  a estar pobladas por abejas, no podremos entrar al apiario sin portar los implementos de seguridad antes mencionados.

 

5. Población de las Colmenas del Apiario:

Si bien es cierto que existen personas o empresas que comercializan abejas reinas y abejas obreras, también existe la posibilidad de atraer las abejas a nuestras colmenas. Si se desea adquirir una especie apícola especifica para poblar nuestro apiario, lo más aconsejable es comprar las abejas a un productor o empresa de confianza. Sin embargo el hecho de adquirir una especie apícola no garantiza que se mantendrán las características genéticas de las mismas, pues tarde o temprano se podrán cruzar con otras especies de abejas que existan en la zona donde esté ubicado nuestro apiario.

 

La razón más aconsejable, a nuestro juicio, para comprar abejas es la inmediatez con la que podremos poblar nuestras colmenas e iniciar nuestra producción. Por otra parte si se desea atraer abejas silvestres a las colmenas ubicadas en el apiario, lo primero que tenemos que saber es si en la zona donde nos encontramos hay abejas en abundancia; si estamos en una zona rural, donde existan grandes áreas verdes lo más probable es que sí habiten abejas en esa zona.

Las abejas silvestres se desplazan en enjambres, donde varias abejas obreras vuelan alrededor de la reina para protegerla. El objetivo de estas abejas es encontrar un lugar adecuado para establecer su colonia, por ello si ubicamos el apiario en un lugar donde exista una buena abundancia de abejas silvestres, prácticamente sólo tenemos que colocar las colmenas en el apiario para que las abejas silvestres las encuentren. Si lo hemos hecho todo correctamente, al un grupo de abejas silvestres encontrar nuestras colmenas se darán cuenta de que el lugar es perfecto para establecerse e irán a buscar al resto del enjambre para indicarles la dirección del lugar que han encontrado para establecerse.

 

También se pueden capturar abejas para llevarlas a nuestras colmenas, pero para realizar esta actividad recomendamos que se cuente con el apoyo de un apicultor o apicultora con experiencia, o con un ingeniero o ingeniera agrónoma que domine esta área.

gallery/foto 20

Abejas silvestres polinizando flores de Ixora. Urb. Las Mercedes de Paparo, Edo. Miranda.

gallery/foto 21

Abejas silvestres polinizando flores en cultivo de Melón. Finca La Llorona, Río Tocuyo, Edo. Lara.

Igualmente para capturar abejas es imprescindible disponer del traje apícola, del velo, los guantes y las botas que se utilizan como implementos de seguridad para poder trabajar con abejas, sin estos elementos acercarse a enjambres de abejas es sumamente peligroso y completamente desaconsejado.

 

En este punto damos por finalizado esta primera parte del nuestro artículo “Introducción a la Apicultura”, hemos decidido continuar los puntos que siguen a continuación en una segunda entrega debido a lo extensiva que ha resultado esta publicación; esto en aras de permitir un mejor tiempo de descarga de cada una de las páginas dentro de nuestro sitio web que conformar esta publicación. En la siguiente entrega trataremos los implementos de seguridad imprescindibles para el trabajo apícola, la preparación para ingresar al apiario y el comportamiento que se debe guardar dentro del mismo, así como la extracción de los panales en la cosecha de miel y cómo debe ser la retirada del apiario.

Publicidad de Google.
Publicidad de Google.